Otro desprendimiento en la bodega La Navarra

Las peñas continúan a la espera del informe técnico prometido por la alcaldesa

21/03/2022 11:46 | Begoña Cisneros

Los peñistas de la peña La Ribera han tenido que ponerse manos a la obra para retirar los escombros caídos en su bodega La Navarra de la plaza del Trigo. Un nuevo desprendimiento que afecta a este espacio subterráneo, motivado por las filtraciones de agua que dañan a su interior en un momento en el que las peñas continúan esperando el informe técnico comprometido por la alcaldesa de Aranda sobre el estado de las bodegas del municipio.

Explica el presidente de la peña La Ribera, Teodoro Martín, que la situación actual de muchas bodegas arandinas hace peligrar su apertura durante este año en el que el Ayuntamiento quiere que se abran para enseñarlas a los visitantes que se acercan a Aranda de Duero como Ciudad Europea del Vino. “Nos gusta presumir de ellas pero al final somos nosotros los que tenemos que mantenerlas”, señala, indicando que “si el Ayuntamiento tiene otras prioridades me parece perfecto, pero si las bodegas no son prioridad que no se abran y ya está”.

El último desprendimiento se encuentra justo en el lado de la plaza del Trigo, y según lo que se ha indicado en varias ocasiones por parte de los trabajadores del Ayuntamiento, estas filtraciones están provocadas por el mal estado de los sumideros y por la gran caída del agua desde el tejado cada vez que llueve, chocando contra el suelo de forma directa y con fuerza. “Nos dijeron los técnicos que un porcentaje alto del problema viene dado por una mala canalización de casa de los Fantasmas”, explica Martín.

 

 

Hace más de un mes que los presidentes de las peñas se reunían con la alcaldesa de Aranda teniendo en cuenta que desde el Ayuntamiento se quiere que las bodegas se abran al público durante este año para ser visitadas. Allí se adquirió el compromiso por parte de la primera edil de realizar una inspección municipal para comprobar en qué situación se encuentran y los trabajos que serían necesarios para una apertura segura. Todo indicaba que esta inspección había comenzado cuando apenas cuatro días más tarde trabajadores municipales se acercaban precisamente a la bodega La Navarra para comprobar la procedencia de las filtraciones desde la calle Barrio Nuevo. Pero la cosa se ha quedado ahí y nada más ha pasado. “Estamos un poco hartos porque además todo son trabas, desde que las bodegas son BIC hasta para cambia una cerradura tenemos unos problemas tremendos”, termina diciendo el presidente de La Ribera.