Cruz Roja, Gumiel de Izán y el barrio de La Estación promueven clases de español para ucranianos

Los niños se escolarizarán y ACCEM ya se está reuniendo con los refugiados en Aranda

21/03/2022 13:07 | Begoña Cisneros

Con el objetivo de integrar en la sociedad arandina a las personas que están llegando y llegarán a la Ribera del Duero procedentes de Ucrania son varias las iniciativas que se están llevando a cabo, tanto desde las administraciones como de forma privada. Entretanto, este fin de semana llegaban a Gumiel de Izán cuatro núcleos familiares instalándose en casas de acogida.

Lo primero, coinciden todos en que lo más importante es lograr que las personas refugiadas puedan entenderse con los ribereños a través del lenguaje. En Gumiel de Izán, el Ayuntamiento ha habilitado en su colegio público un aula para el aprendizaje del castellano a través de una voluntaria que será la profesora. En Aranda de Duero, este jueves darán comienzo las clases ofrecidas por Cruz Roja para adultos, en el centro cívico y a las 10 de la mañana. Y también en Aranda la asociación de vecinos de La Estación habilitará una sala para hacer lo mismo.

Representantes de la ONG ACCEM llegaban este lunes a Aranda de Duero para reunirse con familias de refugiados, así como con el Ayuntamiento y otras organizaciones. En el centro de jubilados de Santa Catalina se han podido conocer las distintas necesidades de las personas refugiadas que han llegado a la comarca.

Explica la concejal de Acción Social, Cristina Valderas, que se ha procedido a escolarizar a los menores: en Educación Infantil y Primaria el centro de referencia es el colegio Castilla “y a partir de ahí será la comisión de escolarización la que derivará a otros centros públicos a los niños”, comenta la edil. En lo que se refiere a los adolescentes de Secundaria el centro de referencia es el Vela Zanetti. Y hay por el momento dos casos en Formación Profesional con dos hermanos que estudiaban en Ucrania automoción y diseño gráfico. “Se está mirando para que puedan tener continuidad con sus estudios”, afirma Valderas.

Un Ayuntamiento, el de Aranda, que también está valorando la posibilidad de fletar un autobús con el objetivo de que los refugiados ribereños puedan trasladarse a la comisaría provincial de Burgos con el objetivo de realizar el registro. “Entre tanto se están tramitando sus cartillas sanitarias, aunque ellos ya pueden tener atención sanitaria ya mismo si lo necesitan, y saben que ante cualquier necesidad que tengan estamos aquí para facilitarles en lo máximo su estancia”, asegura.

 

Familia de acogida y refugiadas en Gumiel de Izán. / DR

 

8 refugiadas en Gumiel de Izán

Por su parte, este fin de semana han llegado a la localidad de Gumiel de Izán un total de ocho personas, todas mujeres, refugiadas.

Por un lado, en la madrugada del sábado eran recogidas en Soria dos mamás con sus hijas que llegaban desde la frontera de Polonia con Ucrania en furgonetas fletadas por el equipo de rugby de esta ciudad. Y este domingo llegaban a un tercer domicilio gomellano dos abuelas con sus nietas que han conseguido salir de Ucrania gracias a una ONG religiosa.

“Han tenido una acogida espectacular en el pueblo. Les han llevado ropa, comida, juguetes para la pequeña, el sábado fueron a comprarles teléfonos y tabletas y hoy la más pequeña va a Aranda para comprar unas gafas que necesita”, cuenta Cristina Castilla, la persona que ha puesto en marcha este proyecto de acogida.

La Ribera del Duero se relaciona con el proyecto soriano gracias al contacto de dos floristerías: Cristina es propietaria de Casa Jardín en Aranda y Tatiana de Castillo en Soria. Ahora, desde el equipo de rugby soriano se pone en marcha un segundo viaje para traer a España a más personas. “Dicen que hay un llamamiento muy grande de personas que necesitan venir”, señala.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Aranda también sabe de una familia que ha llegado a Fuentespina.

 

Imagen portada: Refugiadas en Gumiel de Izán. / DR