Se declara Situación de sequía en Aranda

Con él se persigue la construcción urgente del acueducto, pero mientras habrá que ahorrar agua

01/04/2022 9:20 | Begoña Cisneros

Ha sido este jueves cuando la alcaldesa de Aranda de Duero ha firmado el decreto por el cual se instaura en el municipio la Situación de Sequía. Se trata de una herramienta contenida en el Plan de Sequía municipal aprobado en 2018, que permite tomar medidas ante una falta de agua en momentos excepcionales.

Existen varias razones para haber llegado a esta situación. Por un lado, el hecho de que desde hace casi un año el abastecimiento de agua para Aranda sólo llegue del manantial de Tubilla del Lago, estando inutilizado el procedente del manantial del depósito Cerro de los Perros ubicado en el término municipal de Fuentespina debido a la rotura del acueducto sobre el Duero a causa de un deslizamiento de tierras. Por otro, la situación de sequía que se está viviendo a nivel nacional. Pese a las últimas lluvias, la situación es crítica ya que durante este invierno se ha registrado una reducción de lluvia del 55% y el agua embalsada apenas alcanza el 44%.

Este escenario a nivel nacional es palpable en Aranda. El comité de emergencia creado tras la rotura de la canalización de la segunda captación de agua para la ciudad viene observando como en las últimas semanas el caudal de agua potable está disminuyendo de forma importante. No hay que alarmarse, asegura Raquel González, que ha visto necesario tomar medidas: “Quiero tranquilizar a los ciudadanos, la situación ahora mismo no es de alarma, pero sí de prevención, por lo que pedimos que sean responsables, como el Ayuntamiento ha pretendido con esta toma de decisión”.

El principal motivo para tomarla es conseguir que la contratación del nuevo acueducto no tenga que seguir los cauces normales, sino que se realice cuanto antes. La obra fue declarada de urgencia el pasado 14 de enero, por lo que el Ayuntamiento se puso en contacto con las pocas empresas españolas que realizan este tipo de trabajos. Ahora, con la declaración de Situación de sequía la adjudicataria deberá ponerse a trabajar con premura.  “Con este decreto la empresa adjudicataria tiene que comenzar las obras en el plazo máximo de un mes, por lo que a lo largo del mes de abril o como muy tarde los primeros días del mes de mayo estén haciendo los primeros trabajos”, comenta la primera edil. El coste de la obra, que en un principio se presupuestó en 1,2 millones de euros, se elevará, anuncia la alcaldesa, a los 1,5 millones. 1 millón de euros llegará con la aprobación del presupuesto de 2020 que se espera para abril. El resto con remanentes.

Mientras tanto, contención en el consumo. Así se está haciendo, afirma González, con los servicios municipales con la reducción de agua utilizada en el riego o en otro tipo de servicios. Pero se pide también a los ciudadanos “que colaboren en esta decisión, que creo que ha sido responsable para evitar una situación peor”, termina diciendo González.