Sin autocrítica, ni soluciones

Poco puede mejorar la gestión cuando no se asumen los errores

10/05/2022 7:06 | SUSANA GUTIÉRREZ

“Una ciudad centrada en las personas”. Esa frase protagoniza un vídeo de apenas dos minutos que habla de Aranda y sus retos para el futuro más inminente. Es parte de eso que llaman Agenda Urbana 2030. No, no es broma. De verdad que hablo en serio. Entiendo que pueda sonar como algo irónico y sarcástico, viendo la que está cayendo y cómo están las cosas en una ciudad que llevo meses pronosticando (en estas líneas) que está borde del colapso por la gestión municipal.

Deben creer que a través de vídeos estéticos, cuidados y con una musiquita agradable, podemos teletransportarnos a esa ciudad que nos venden y que en poco (o nada) se parece a la que tenemos.  La voz en off  nos cuenta que esta Agenda Urbana es una "hoja de ruta para dirigir la políticas urbanas y territoriales hacia la sostenibilidad”. Es como si nos narrara una historia de ciencia ficción. Y es que la verdadera dirección a la que nos llevan en el día a día es similar a un barco a la deriva. Pues bien, la agenda que va a "salvar" a nuestras ciudad, ha detectado con la participación de representantes de diversos ámbitos, cinco retos que preocupan a los habitantes. ¿Cinco? (Más de 30 se enumeraban el pasado jueves en una concentración promovida por los bomberos arandinos).

Esa ciudad centrada en las personas que quieren que no creamos, según la dichosa agenda, tiene que trabajar en la retención del talento y población joven, en la mejora de las riberas de los ríos y su integración en la ciudad, en la regeneración de los barrios, en lograr una menor dependencia del vehículo privado y en reforzar la participación ciudadana y lacomunicación interna. Para ello hablan de fomentar los equipamiento y servicios culturales, en una ciudad sin auditorio propio, con los museos cerrados, y sin programación escénica. Aluden a mejorar la integración en los ríos, cuando ni se rehabilitan esas riberas, los parques y zonas de descanso están destrozadas, y los quioscos y lugares de ocio cerrados. Descubren América al hablar de la necesidad de conectar los barrios, eso sí, mientras tanto ni un euro para la ronda interna que es la única solución. En lo del vehículo privado, no está de más recordar que Aranda es la ciudad, pero hay más de medio centenar de pueblos, cuyos habitantes, tienen que acceder a Aranda con un coche sí o sí, y se les tiene que dar soluciones de aparcamiento. Por último, apelan al refuerzo de la comunicación interna en el Ayuntamiento y de la participación ciudadana en la toma de decisiones (aquí es cuando se oyen las risas. Más bien, las carcajadas).

Y así, de esta manera, se está elaborando un nuevo documento que no sirve de nada (utopías y buenas palabras). He perdido la cuenta del número de trabajos de ese tipo que se han contratado y pagado en estas dos últimas décadas. Todavía conservo, impreso en papel, el denominado entonces Plan Estratégico (el nombre va cambiando, pero el camelo es el mismo) del año 2005, siendo alcalde Ángel Guerra. 150.000 euros para decir que a estas alturas tendríamos ya 50.000 habitantes, la ronda interna, la circunvalación, la A-11, el polígono industrial Allendeduero adecentado, el Prado Marina lleno, una universidad, 50 kilómetros de carril bici… El papel lo aguanta todo. Está claro. Más si se plasma lo que quieren leer aquellos que lo contratan. Al final esos documentos son literatura global adaptándolo a cada uno de los lugares.

Hay que partir de una base. Es imposible mejorar, cuando un Ayuntamiento no asume ninguna de las cosas que hace mal (que son muchas), no genera la más mínima autocrítica y, en ningún caso, se plantea que tenga aspectos en los que mejorar. Están convencidos de que tenemos suficientes bomberos, que nos sobran enterradores, que los interinos están estabilizados, que la piscina está abierta, que la gente no va a los museos porque prefiere ir al parque, que en invierno se está mejor en casa que en el teatro, que nos divertimos en los atascos de Santa Catalina al Poligono, o que el juzgado les tiene manía y les ha tumbado la licencia de apertura de la plaza de toros.... Eso solo, como pequeños ejemplos.