Podemos urge el alquiler de los pisos sociales

De llegar a un acuerdo con la SAREB y de abrir el albergue municipal

10/05/2022 8:28 | Begoña Cisneros

El grupo municipal de Podemos en Aranda de Duero pide al equipo de gobierno que, “de forma urgente” se agilice poner a disposición de los ciudadanos los pisos propiedad del Ayuntamiento destinados a viviendas sociales y de emergencia. El pasado 5 de mayo el Boletín Oficial de la provincia de Burgos publicaba la ordenanza fiscal que regula ya la tasa por la utilización de estas viviendas y desde este grupo de la oposición opinan que ya es el momento de que comiencen a estar ocupadas teniendo en cuenta “que llevan unos cuantos años cerrados, que hay personas que lo necesitan y que para eso se han arreglado estos pisos”.

Se trata de 12 viviendas ubicadas en la calle Santa Ana (3), carretera de la Estación (6), calle Las Francesas (1) y calle Santiago (2) cuya renta máxima mensual será de entre 169 y 435 € mensuales. Teniendo en cuenta el IPREM familiar los precios podrán bajar hasta los 51 euros, la más barata, hasta los 131 la más cara.

 

Negociación con la SAREB

Por otro lado, desde Podemos requieren al Consistorio que se lleve a cabo una negociación con la Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB). En estos momentos Aranda de Duero cuenta con cinco viviendas.

La propuesta de Podemos pasa por formalizar con esta entidad, como ha ocurrido en otras ciudades, “un convenio de cesión temporal del usufructo de viviendas para que estas viviendas que tiene en el municipio se destinen a paliar el problema social de falta de vivienda, bien como alquiler social o como alojamiento temporal de personas en especiales circunstancias o situaciones de vulnerabilidad, bajo la gestión del Ayuntamiento de Aranda”.

 

Reapertura del albergue municipal

La tercera petición que llega de manos del grupo de Podemos en la capital ribereña reivindica la reapertura de un albergue municipal que lleva ya, “vergonzosamente” 12 años cerrado. Estas instalaciones cerraban sus puertas en noviembre de 2010 y no fue hasta marzo de 2015 cuando el Ayuntamiento decidió llevar a cabo arreglos a través de dos talleres de empleo que duraron año y medio (430.000 €) pero que no finalizaron con las obras. A partir de ahí, para ejecutar el 30% restante se invirtieron 90.000 €.

El albergue cuenta ya con la aprobación del reglamento de su funcionamiento, desde hace tres años, y con las bases para una licitación que permita que una empresa se haga cargo de su gestión. Precisamente hace un año se anunciaba el retraso de esta licitación amparándose el equipo de gobierno en que era un mal momento para el futuro adjudicatario con motivo de la crisis sanitaria.

El Plan de viabilidad aprobado en el año 2018 para el albergue señalaba que la empresa que se haga cargo de estas instalaciones tendrá que ofrecer servicios de alojamiento, desayuno, comida y cena a las personas que se alojen en el albergue y, si lo desea, a usuarios externos. También podrá ofrecer otro tipo de servicios (préstamos de bicicletas, visitas guiadas, rutas…) para hacer más atractiva la oferta.

Contar con una página web es una premisa de la futura empresa que se haga cargo del albergue, que cuenta en la planta baja con comedor, cafetería, cocina, salas para reuniones y aseos. En la primera se encuentran las 23 habitaciones, baños, aseos y salas comunes. En el albergue habrá cabida para 90 personas y se prevé la creación de siete puestos de trabajo.

“Ya no nos sirven las continuas excusas por parte del equipo de gobierno, pónganse a trabajar y háganlo definitivamente realidad”, terminan diciendo desde la agrupación de Podemos.