Un Plan de emergencia para la presa Virgen de las Viñas

Bajas probabilidades de peligro, pero estableciendo un protocolo adecuado

11/05/2022 14:05 | Begoña Cisneros

La presa de la Virgen de las Viñas no es muy grande, de apenas 17 metros de altura, por lo que una probable rotura no debería de llevar mucho peligro de inundaciones, situándola en una infraestructura hidráulica de bajo riesgo. Aún así, se hace necesario un Plan de emergencia que contenga el protocolo que debe seguirse si llegase ese momento. Un Plan, destaca la jefa del departamento Hidroeléctrico de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía Carmen López Ocón, jefa del departamento Hidroeléctrico de IDAE, que fue aprobado en 2017 pero que no se ha implantado totalmente a causa de la pandemia.

Fruto de esa implantación es la charla que ha tenido lugar este mediodía en la Casa de Cultura de Aranda de Duero para informar de las medidas que se plantean para la presa Virgen de las Viñas ubicada en el río Duero a su paso por la capital ribereña. Representantes de Protección Civil, Policía Nacional, Guardia Civil, Confederación Hidrográfica del Duero y Policía Local han acudido a la cita para conocer de primera mano las medidas que se proponen. La siguiente acción consistirá en un simulacro que se hará en la propia presa en los próximos días.

“Se han valorado los distintos escenarios y se han visto qué zonas son las se verían afectadas”, señala López Ocón, advirtiendo que la de Aranda “es una presa pequeña, con lo cual su rotura no va a tener una mayor afección que cuando el propio Duero traiga una avenida de periodo retorno de 500 años. Es decir, el calado de inundación podía ser un metro de altura”.

La jornada ha contado con la presencia de subdelegado de Gobierno, Pedro de la Fuente, señalaba la importancia de esta actividad divulgativa y preventiva para los ciudadanos que están en la primera hora cuando se produciría la rotura y para autoridades en las dos horas siguientes, para que sepan “cómo han de comportarse en una acción conjunta y coordinada”.

 

 

 

¿Cuáles son las normas?

El Plan de emergencia prevé la alarma a la población a través de sirenas en caso de rotura inminente: en intervalos de un minuto de duración con 30 ciclos de 2 segundos con 5 segundos de silencio.

En ese caso, la población debe, además de seguir con las instrucciones que se indiquen, no salir para recoger a los niños al colegio, ya que los profesores saben cómo actuar, llevar consigo un aparato de radio y el teléfono móvil y alejarse de los ríos y torrentes.

El Plan también señala que no se utilicen los ascensores, no se utilicen las carreteras afectadas como en el caso de Aranda sería la bajada a El Barriles y la de Palencia, y no regresar a casa hasta que la situación haya pasado.