DISFAR exige el cumplimiento de la ordenanza de veladores

Recuerdan que "las normas están para cumplirse" y que la "manga ancha" pospandemia debe terminar

13/05/2022 11:34 | Begoña Cisneros

A través de un escrito dirigido a la alcaldesa de Aranda, la Asociación de Discapacitados Físicos de Aranda de Duero (DISFAR), lanza un toque de atención a la administración local para que haga cumplir con la ordenanza de terrazas y veladores aprobada hace apenas nueve meses. Precisamente en su tramitación se pidió por los grupos de la corporación la necesidad de vigilar su cumplimiento. Ahora lo hace una asociación arandina que precisamente defiende a las personas que cuentan con algún tipo de discapacidad física.

Así, denuncian “la falta de sensibilidad de los responsables municipales” hacia estas personas, algo que se deja patente cuando en la vía pública ven que se está incumpliendo la normativa de accesibilidad por parte de algunas empresas hosteleras de la localidad con una inacción del Ayuntamiento de Aranda de Duero al respecto.

No es la primera vez que se denuncia esta situación, recuerdan. Asociaciones vecinales han exigido ese cumplimiento a través de escritos, y los representantes de DISFAR se reunieron, en 2019 con el anterior jefe de policía y en 2021 con el actual. Con la presencia del concejal de Seguridad Ciudadana, la técnica de la concejalía de Obras y la presidenta de ASOHAR. “En las dos advertimos que las normas están para cumplirlas y que todas personas, en especial las personas con discapacidad, necesitamos disponer de un itinerario peatonal accesible para poder circular libremente sin barreras que lo impidan”, señala su presidente Inocente Gete. “Todas fueron buenas palabras, pero se han quedado en eso: palabras vacías y sin ninguna efectividad”, lamenta.

Recuerdan a la alcaldesa de Aranda que “parece ser que la pandemia ha acabado”, y que es el momento de ponerse manos a la obra para velar por una normativa que su equipo de gobierno ha impulsado. “La manga ancha que propuso la Junta de Castilla y León con los hosteleros, y que desde el Ayuntamiento y Policía Local se ha mantenido y mantiene debe acabarse: los derechos del resto de personas, con discapacidad o no, prevalecen, y si no hemos alzado antes la voz es por las circunstancias de la pandemia”, señalan.

Requieren la supresión de barreras en las terrazas, pero también en la vía pública donde se pueden encontrar letreros y elementos comerciales que invaden el itinerario peatonal.

Y recuerdan la orden vigente: que no deben invadir el itinerario peatonal, que los toldos o elementos voladizos tienen que estar a una altura mínima de 2,20 m, y que los mostradores de atención al público en zonas peatonales deberán contar con un espacio mínimo de 0,80 m de ancho y una altura entre 0,70 m y 0,75 m. También debe permitir la aproximación de una persona en silla de ruedas.