GSK desmiente un posible cierre en su planta de Aranda

Recuerda que se está trabajando en un propelente de Ventolín "verde" y que dos nuevos productos se fabricarán en Aranda

18/06/2022 18:16 | Begoña Cisneros

La polémica desatada por las manifestaciones del senador del PP Javier Lacalle ante una posible marcha de la fábrica arandina GSK motivada por la futura imposición de impuestos a la emisión de gases fluorados para  los inhaladores, hasta ahora exentos, ha preocupado, y mucho, a los empleados de esta planta, unos 600.

La publicación a través de este periódico de la noticia desató el nerviosismo entre los trabajadores y, pocas horas después, la propia dirección de la empresa emitió un comunicado a sus empleados asegurando que la advertencia del PP no tenía nada que ver con la realidad.

A través de este comunicado dejaba patente el compromiso de la firma por el medio ambiente, asegurando que se están explorando estrategias de desarrollo e industrialización de una formulación de Ventolín utlizando un propelente “verde”. Y por su continuidad en Aranda, dejando patente la apuesta del grupo por la capital ribereña, donde fabricará dos nuevos productos como Dovato Zejula y Juluca, incluyendo el suministro a USA.

En datos, comunicaba a los empleados para corroborar esa apuesta por Aranda, señala que si entre los años 2011 y 2020 la media en inversiones media por año no alcanzaba los 10 millones de euros, para el periodo 2021-2023 la media por año supera los 20 millones de euros. “Este año 2022 la inversión ascenderá a 25 millones aproximadamente”, puntualiza el comunicado.

Con la fabricación de los nuevos productos, anuncia la dirección, se duplicará la contribución de los productos de GSK Aranda al negocio de la Compañía. “Todos estáis viendo la alta actividad de la fábrica, no solo en inversiones y nuevos proyectos, sino también en la actividad productiva para cumplir los incrementos de demanda que estamos teniendo en todas las formas farmacéuticas. Esto está llevando a que actualmente se hayan incorporado más de 50 personas en los últimos 6 meses”, señala en la misiva.

Por tanto, la transmisión de la empresa es un mensaje de “solidez del futuro estratégico de Aranda y la confianza en vosotros para seguir trabajando como hasta ahora”.