El PGOU seguirá sin tener el apoyo del PSOE

Su mayor motivo es la falta de previsión con suelo industrial que permita la llegada de grandes empresas

03/08/2022 10:14 | Begoña Cisneros

El grupo socialista en el Ayuntamiento de Aranda de Duero asegura que mantendrá el voto que dio en la aprobación inicial del Plan General de Ordenación Urbana en la próxima sesión plenaria donde se aborde su aprobación provisional. O sea, que votará en contra del PGOU.

Porque “evidentemente no ha cambiado nada”, explica su portavoz Ildefonso Sanz, que basó y sigue basando su negativa a apoyar un plan que “no incluye suelo industrial añadido”. “Es imprescindible el suelo industrial, porque no podemos ser una ciudad que queremos que se desarrolle y mientras tanto no disponemos de suelo para que se establezcan grandes empresas”, comenta Sanz, añadiendo que “no podemos andar con medias tintas diciendo que hay suelo para ciertas empresas de mediano o pequeño tamaño. Seamos ambiciosos, y para ello hay que ponerlo en el PGOU”. Su propuesta era la de calificar como suelo industrial los terrenos anexos al polígono Prado Marina, algo que no se ha conseguido.

Para el viernes 12 de agosto se baraja que tenga lugar el Pleno extraordinario donde se llevará la aprobación provisional del PGOU para Aranda. Urge, porque el próximo 22 de noviembre finalizan los plazos de suspensión de licencias y el documento tiene que estar en las manos de la Junta de Castilla y León tres meses antes de esa fecha, ya que es el tiempo que tiene la administración regional para convertirlo en definitivo.

Aseguran los socialistas que aumentar el suelo industrial es un criterio político, no técnico, algo que también ocurre con la decisión de catalogar unos terrenos como rústicos o urbanizables. “Y no compartimos el criterio del equipo de gobierno”, argumenta el representante del principal grupo de la oposición.

Y es que el nuevo plan cambia de rústico a urbanizable los terrenos aledaños a la ermita de San Antón y al supermercado Alcampo cuando, según los socialistas, existen alegaciones en su contra “porque hay personas que no quieren”. Algo que ocurre con las eras de San Ignacio.

Al contrario ha pasado con la zona del Arroyo de la Nava, al norte de la población, que siendo urbanizable pasará a ser rústica. “Es perjudicar a gente sin más, y nadie consigue explicar porque cambian, porque si se basen en obstáculos físicos que impiden el desarrollo que miren hacia la zona del Sabeco, con una vía una carretera y un desvío. Más obstáculos que hay ahí…”, manifiesta Sanz, que termina diciendo que “si ellos han tomado esa decisión, vale, pero no la compartimos”.