La piscina infantil de La Calabaza podría cerrarse por fugas

Las últimas mediciones, en plena sequía, reflejan un consumo importante de agua

04/08/2022 14:25 | Begoña Cisneros

“Ahora mismo, si no conseguimos reducir más de 23%, en septiembre no tendremos nada de agua”. Así de tajante se ha mostrado la alcaldesa de Aranda de Duero tras la reunión que se ha celebrado hoy del comité de sequía, que el pasado 26 de junio proponía a la alcaldía la declaración de la fase 2 del Plan de Emergencia por sequía.

Y es que el objetivo, por el momento a través de recomendaciones a los ciudadanos, es lograr esa reducción en el consumo en un momento en el que la escasez de agua es muy llamativa y donde las previsiones para que lleguen las lluvias no son muchas.

“Lamentablemente la situación más complicada ahora y si sigue así tendremos que tomar medidas drásticas”, señala la primera edil del Ayuntamiento arandino. La primera de ellas podría ser en una instalación municipal como es la de las piscinas de La Calabaza. Las mediciones que se están realizando señalan que probablemente la piscina infantil de este recinto esté perdiendo agua a causa de una fuga. “Lo estamos comprobando y si esto es cierto tendremos que tomar la medida del cierre de piscina pequeña”, comenta González.

Entre tanto, se vuelve a solicitar la implicación de los ciudadanos teniendo en cuenta “que el mayor consumo de agua que hay en Aranda es el de la vivienda”. Son varias las medidas que podemos tomar como ciudadanos antes de llegar a otras medidas como la reducción del caudal en los momentos en que más agua se consume o cortes de agua a ciertas horas, algo a lo que se tendría que llegar si fuese necesario.

De momento, desde el Ayuntamiento se ha decidido realizar un reparto de octavillas para concienciar a las personas que viven o se encuentran en Aranda y realizar una compra de limitadores de agua para entregar a los ciudadanos.

Y no es cuestión, recuerda González, de que el acueducto que se está construyendo y que reemplazará al otro que se rompió no esté aún funcionando. “El problema es que el nivel freático es muy poco y que los depósitos van bajando”, explica.

Debido a las muchas quejas que los lectores de DR han manifestado con respecto a la situación de sequía y la llegada del festival Sonorama, con el aumento del consumo de agua que implica la llegada de miles de personas, hemos querido preguntar a Raquel González sobre ello. “Sonorama supone un consumo pequeño, no es un consumo exagerado y está localizado en cuatro días”, afirma, señalando que no se ha tomado ninguna decisión sobre ello, aunque sí que piden un esfuerzo para que el consumo sea moderado.