OCU advierte de los riesgos de la recogida de setas silvestres

Aunque la mayoría son comestibles, no siempre resulta fácil distinguirlas de las tóxicas

21/11/2022 9:25 | DR

Con la aparición de los primeros níscalos se han multiplicado las salidas al campo. Hasta el punto de que en lo que va de año ya se han tramitado casi la mitad de las licencias de recogida de setas que en todo el año anterior en Valladolid.

Con el fin de evitar intoxicaciones, la Delegación en Castilla y León de la Organización de Consumidores y Usuarios quiere recordar los riesgos que entraña su recolección. Porque si bien la mayoría de las setas son comestibles, no siempre resulta fácil distinguirlas de las tóxicas: algunas son extremadamente peligrosas, como la Amanita.

OCU desaconseja su recolección a mano, salvo que se tenga experiencia o se cuente con el asesoramiento de un experto. Solo en Europa hay alrededor de 7.000 especies de setas. Y cada año hay cientos de intoxicaciones y decenas de fallecimientos por ingesta de setas tóxicas. Por eso es vital llevarlas siempre luego a analizar a algún centro especializado que confirme su inocuidad.

 

Consejos para recolectar setas:

 

  •     La mayoría de las setas crecen durante el otoño, y el resto en primavera. Salen cuando el sol vuelve a calentar el suelo tras un periodo de lluvias.
  •     Evite recolectarlas en los bordes de las carreteras o en zonas de cultivo donde puedan haber sido fumigadas, puesto que pueden acumular metales pesados y sustancias tóxicas.
  •     No arranque nunca una seta del suelo, córtela con un cuchillo por la base del pie para sacarla entera, de manera que el hongo pueda seguir viviendo y dar nuevos frutos.
  •     Lleve consigo un pequeño pincel o brocha para limpiarlas en el momento. Así evitará que la suciedad penetre en la seta.
  •     Meta las setas en una cesta de mimbre, así las esporas se irán esparciendo por el suelo durante el paseo, favoreciendo la germinación de futuras setas. Además, dentro de una bolsa cerrada podrían estropearse, incluso pudrirse.
  •     Extreme las precauciones, y ante la duda, ni la toque. Si es aficionado a la recolección de setas, puede acudir a alguna de las sociedades micológicas españolas donde pueden asesorarle.

Ante cualquier síntoma extraño tras haber comido setas, acude rápido al médico. Tenga en cuenta, además, que las setas son poco digestivas y susceptibles de acumular metales pesados y radioactividad, allí donde haya, así como de causar reacciones de intolerancia o alergia en personas sensibles. Por ello conviene no abusar de su consumo: en general, es mejor tomarlas como guarnición que como plato principal.