El conserje del Simón de Colonia no se ha jubilado antes de tiempo

Recuerda que tenía que haberlo hecho en febrero y ha estado en su puesto hasta ahora

22/11/2022 14:51 | Begoña Cisneros

Bastante malestar muestra la persona que ha prestado durante los últimos 32 años servicio como conserje en el colegio público Simón de Colonia de Aranda al ver que se le hace responsable a él de la falta de un sustituto que ocupe su puesto una vez jubilado. No entiende que en un problema que “sólo es del Ayuntamiento” se le culpabilice de haber dejado su puesto de trabajo aludiendo a que “lo hace antes de tiempo” cuando no ha sido así y ha avisado en forma y tiempo de ello.

Recuerda que ya se tenía que haber jubilado en febrero de 2022, pero el tiempo de trabajo se ha extendido hasta noviembre por decisión suya. Unos meses en los que ha evitado al Ayuntamiento un problema de falta de trabajadores. “Ahora que me voy, informando incluso antes de cuando tengo que hacerlo, me acusan de haberme ido antes de tiempo en vez de reconocer el desastre en el que están metidos en este Ayuntamiento en materia de personal”, comenta.

Recuerda que antes de irse ni siquiera se ha cogido todas las vacaciones que le pertenecen, teniendo en cuenta que ha sido conserje de un colegio que está abierto en periodo escolar, pero también en vacaciones durante el programa Conciliamos. También señala que durante los años que ha trabajado no ha echado mano de los días moscosos que no ha necesitado.

Del mismo modo lanza otro recordatorio importante: que él se ha encargado de las funciones de un conserje no en uno, sino en dos centros. Realizaba su trabajo en el colegio de educación infantil y primaria Simón de Colonia, en 2009 se contrató a una persona para sustituir al conserje del colegio de Educación Especial Fuenteminaya ubicado al lado de forma provisional que se fue al poco tiempo “y desde entonces he estado gestionando los dos centros”, apunta.

“Intentan dejarme en mal lugar y no tengo porqué aguantar esto”, termina diciendo, incidiendo en la falta de previsión de un departamento de personal que cuando consiga ocupar la plaza que se ha quedado vacante lo hará con una persona “que no conoce el centro, porque no se trata sólo de abrir y cerrar puertas, sino de muchas más cosas”.