Del verbo investigar

Asuntos de escaso calado que toman protagonismo por encima de lo importante

30/01/2024 6:06 | SUSANA GUTIÉRREZ

Investigar significa indagar para descubrir algo o para aclarar la conducta de ciertas personas sospechosas de actuar ilegalmente. Es bueno, en muchas ocasiones, acudir al diccionario para recordar lo que quiere decir cada palabra. Desde luego, el verbo investigar es fundamental en un Ayuntamiento y es importante saberlo conjugar y ejecutar en pasado, presente, futuro y en todos sus pretéritos. Aún es más real, que en este municipio han pasado decenas de asuntos sospechosos, que han costado cifras millonarias a las arcas municipales, que han dejado instalaciones fantasmas o que han sembrado las dudas sobre presuntas irregularidades e incluso posibles tratos de favor. Temas que se han visto pasar con un mutismo absoluto del gobierno y de la oposición. Esa actitud ha desembocado en el desapego de los ciudadanos hacia la función pública y esa sensación de que nunca se asumen responsabilidades ante los desastres.

Por ello, hubiera sido ideal, en su día, en los primeros compases del caso Proincove, haber investigado por qué unos terrenos que no valen nada, nos han costado ocho millones de euros a los bolsillos de los ciudadanos. Otro ejemplo, se hubiera centrado en conocer en profundidad cómo una plaza de toros se levantó sin licencia, sin aparcamientos, sin cumplir muchas obligaciones… O, para más inri, cómo una década después se dio un permiso de actividad que fue tumbado por ilegal en el juzgado. Y cómo esos terrenos no se han pagado y esa instalación nunca se pudo utilizar por parte del Consistorio. Qué paso con la primera adjudicación de las obras de la Comisaria de la Policía Local y sus tres años de paralización, podría ser otro tema de gran interés para indagar de forma interna en el Ayuntamiento. Otro más reciente versaría sobre cuántas entradas se vendieron en los partidos de la Copa del Rey de futbol. O por qué se han perdido hasta cinco sentencias en temas de personal por empecinamientos técnicos. Sólo pongo esos ejemplos, hay muchos más, pero esto se iba a hacer eterno…

Por contextualizar, hablo de esas indagaciones que nunca se han propiciado, porque en el último pleno asistí ojiplática a la petición por parte del portavoz del Partido Socialista de la creación de una Comisión de Investigación para conocer de dónde llegó la información que se adelantaba hace una semana en este espacio de La Otra Crónica. Una información sobre una moción que se ha presentado por ese grupo municipal para debatir y aprobar en pleno. Moción que será pública y que, supongo, que si se ha presentado será porque están orgullosos de ella y de lo que dice. ¿Qué problema hay en contarlo? Por recordar brevemente, en ese texto se pide que el pleno pueda quitar las liberaciones solo con la mayoría de los votos, que se retiren al alcalde ciertas potestades en personal y que se alarguen los turnos de palabra. Es un poco contradictorio que se pida tener un mayor número de preguntas en la sesión, si luego se destinan a esas chiquilladas.

Por ello, le recuerdo al Partido Socialista, las mismas palabras que dediqué en este espacio al actual equipo de gobierno (Sentir Aranda, Ciudadanos, Podemos-IU) el día 31 de octubre de 2023 cuando criticó que se hubieran filtrado las liberaciones incluidas en los presupuestos. “Las filtraciones son muy viejas, siempre buscan un objetivo, y existen desde antes de la época romana para deleite tanto del filtrador como del receptor. Eso es así, y es mejor ser consciente de ello y aterrizar en el mundo real, que echarse las manos a la cabeza por este tipo de acciones que han existido, existen y existirán, afortunadamente, para la vida periodística”. Y, por cierto, que no siempre caen del cielo, que es lo que se pretende transmitir, ninguneando el trabajo que lleva detrás por parte de los profesionales (que tenemos el derecho y el deber de no difundir nuestras fuentes). Tendrían que preocupar más por ciertas y peligrosas ‘fake news’ que sonrojan al periodismo y algunos aplauden porque creen que les benefician, aunque escondan falsedades. ¡Feliz Semana!