La calle

La política de verdades a medias con las que se pretende ganar el relato

13/02/2024 6:00 | SUSANA GUTIÉRREZ

Ahora que el reloj de la tramitación presupuestaria se ha puesto a funcionar, empieza el juego real para aprobar esas cifras. 15 días para presentar enmiendas y luego una decisión en el aire. Viendo cómo está el fango político, parece que pocos puntos de encuentro se pueden esperar, cuando se llega al ‘drama’ incluso a la hora de poner nombre a una calle (en este caso a una plaza jardín) en homenaje a un arandino ilustre. Me da auténtica lástima que se utilice a una persona fallecida, que fue un número uno en lo suyo y que pertenece a una familia muy querida en Aranda, para hacer batalla política. De verdad, me produce una repulsión absoluta que algunos se intenten colgar medallas, incluso llegando a faltar a la verdad (sospecho que a sabiendas) para intentar mejorar su imagen pública.

Aludo a una nota de prensa en la que el Partido Popular comunicaba que la comisión informativa de Cultura había aprobado definitivamente otorgar el nombre de una calle al matemático Francisco Javier Cilleruelo. La comisión informativa, por aclararlo, dictamina, pero no ejecuta, ni es vinculante. Por lo tanto, no se ha aprobado nada. Eso se tendrá que hacer por decreto de Alcaldía y pasando previamente por otra comisión, en este caso, de Urbanismo. Prefiero pensar que se ha decidido maquillar la realidad a propósito por parte de la portavoz popular, que achacar esa comunicación al desconocimiento. En mi opinión, sería aún más grave no tener claro el funcionamiento interno de un Ayuntamiento tras nueve años en él como cargo público, y habiendo tenido responsabilidades de gobierno. No parece difícil recordar que en las comisiones informativas no se aprueba definitivamente nada de nada…

En el reparto de medallas, el PP también hace honores a lo que parece vender como su ‘pinza’ política, compartiendo méritos con PSOE y Vox. Algo, me da la impresión, que a los socialistas no les está gustando demasiado, ya que achacan a los populares la estrategia de evidenciar que van muy de la mano en todo y que comparten posturas constantemente. Eso sí, los partidos mayoritarios han coincidido en afear que el equipo de gobierno se abstuviera en la propuesta (y en la de dar el nombre de San Sebastián a otra calle), argumentando que el expediente no partía de ellos.  En cualquier caso, el día que se apruebe, esa vez sí definitivamente, tendrá que partir de ellos, porque son el ejecutivo.

Y hablando de la actualidad, no puedo dejar pasar de largo la agresión sufrida por el alcalde de Aranda en la noche de Carnaval. Un hecho en el que también se están vislumbrando ciertas sombras políticas (hay tufillo). Llama la atención el silencio de algunos partidos de la oposición a la hora de condenar públicamente este lamentable hecho. Todos los portavoces parece que se pusieron en contacto (de una u otra manera) con el alcalde durante el domingo, pero sólo el portavoz socialista ha condenado públicamente ese ataque a la persona, pero también a la máxima autoridad local. Lo han hecho en redes sociales alcaldes de otros lugares, ayuntamientos de pueblos de la comarca y de otras zonas…  Llama la atención ese silencio en este caso, cuando, por ejemplo, en las redes del PP sí se hizo alusión a otros actos vividos en la jornada de ayer.

Para terminar, quiero lanzar un sencillo consejo para alguna persona con pretensiones políticas que tiene el dedo rápido a la hora de escribir posteos en Twitter (ahora X) haciendo mofa de una agresión y, con ello, cierta apología a la violencia. Los mensajes se borran, pero la memoria digital queda, incluso pudiendo frustrar futuras aspiraciones políticas en primera fila. Un poco de contención. ¡De nada!