ES TIEMPO DE CAMBIO

13/06/2021 10:24 | Virginia Pecharromán

La vida actual nos ha llevado a buscar un remedio rápido para estar bien. Sin embargo, es necesario cambiar hábitos para conseguir mejorar.

Me quedo perpleja cuando de repente veo en la tele varios anuncios de medicamentos que sin visitar a ningún médico, te ayudan a dormir, tanto a adultos como a niños, y otros que mejoran el estado de ánimo. No quiero decir que no sean necesarios para algunas personas. Pero no me gustaría que se convirtiera en la opción fácil de la que echar mano, porque entonces estamos ante un problema. 

Las estadísticas hablan y nos dicen que actualmente la población está mucho más medicalizada. Se entiende por medicalización, el proceso de convertir situaciones que han sido siempre normales en cuadros patológicos y pretender resolver, mediante la medicina, situaciones que no son médicas, sino sociales, profesionales o de las relaciones interpersonales. 
Todos sabemos cómo conseguir tener mejor ánimo, y todos sabemos qué hábitos  podemos cambiar  para dormir mejor. 
¿Qué está pasando entonces?
El estilo de vida actual, nos lleva a cuidarnos menos y a tener peores hábitos de vida saludable. Ahora lo vemos claro, sabemos que necesitamos realizar actividad física diaria, pero no siempre es posible. Lo dejamos para nuestro tiempo  libre, pero a veces es difícil encontrar el momento. Y además, esto requiere un esfuerzo, un cambio en nuestras rutinas y no todo el mundo está dispuesto a realizarlo. 
Últimamente son muchos los que sí han preferido buscarle un hueco a su salud y se había comprometido consigo mismos en su mejora. Esto es estupendo, sobre todo, ver que esto se contagia a los amigos y conocidos. El pasar una tarde haciendo algún deporte ya es una realidad, en algunos casos. Igual que salir a pasear, ya se ha convertido en algo indispensable para algunas personas. Pero hay todavía muchos que no lo incorporan  a su vida que no han disfrutado de los beneficios que puede llegar a experimentar el cuidarse. 
También es primordial la salud social. En este último año, todos hemos tenido que reducir nuestros contactos sociales, perdiendo así muchas sensaciones, emociones y alegrías que nos aporta el contacto con los demás. Así que ahora es tarea nuestra volver a salir, a retomar el contacto y tener relaciones sociales que se han roto con este tiempo en aislamiento. Es necesario que tengamos contacto físico y real, el vernos en persona unos con otros, volver a sentirnos, volver a abrazarnos. Necesitamos recuperar esa parte de nuestra salud tan vital.
Cuidarse es una actitud y requiere tiempo y dedicación. Hay muchas personas que necesitan un tratamiento médico por sus dolencias, pero además sabemos que con eso no basta. Para realmente mejorar, uno tiene que incorporar a su vida nuevos hábitos que le hagan mejorar su estado global. 
Por eso, una persona que, inicialmente, no tiene ningún problema médico, no debería automedicarse con nada. Y sin querer tendemos a ello, además alentados por otros. Esto es una trampa, porque sí, nos servirá durante unos días, quizás meses. Pero si no hay un cambio en mi persona seguiré teniendo el mismo modo de vida que me lleva a mi hándicap. Es decir, que todo esto puede ayudarme de  apoyo, como una muleta. Durante un tiempo puedo utilizarlo para volver a estar en equilibrio conmigo mismo, pero con el tiempo, tengo que volver a caminar solo. Igual que una persona después de una lesión, necesita una rehabilitación, podemos considerar buscar ayuda profesional y ejercitar aquello que creo que necesito para mejorar mi situación. 
Los psicólogos ayudamos en este sentido a que la persona encuentre dentro de ella aquellas estrategias para manejar  su vida actual y así saber llevar la situación que le toque vivir. 
Medicalizar y patologizar los problemas sólo nos lleva a ser PACIENTES, ser pasivos. Sin embargo, el cambio de actitud y la  forma de afrontarlo, nos lleva a tener un papel ACTIVO y tomar así las riendas de nuestra vidas.
Pincha para conocer mi blog personal: http://vivirlapsicologia.wordpress.com